Alto acatamiento a las medidas contra el contagio de coronavirus en Comodoro Py

Escrito por el 18/03/2020

El edificio de Comodoro Py, donde se tramitan los expedientes penales con mayor repercusión pública, se puso en modo Coronavirus luego de la decisión de la Corte Suprema de declarar días inhábiles desde el 16 al 31 de marzo.

Lo que hizo la Corte fue reducir el funcionamiento de los tribunales a su mínima expresión. Solo cuestiones urgentes, solo casos con detenidos. El resto debe y puede esperar. No se mueve un expediente. Todo sea para evitar la expansión de la pandemia.

Si bien la Corte resolvió el lunes por la noche decretar una especie de “feria”, fiscales, camaristas y defensores, se habían adelantado a los hechos. Hubo decisiones tomadas en los despachos que se anticiparon a lo que la Corte tardó en determinar.

El viernes pasado habían aparecido en los maltrechos baños de Comodoro Py los “dispensers” de jabón y de alcohol en gel, algo que nunca había sucedido en ese edificio. La pandemia lo pudo. Claro que no hubo uno por baño, sino que cada dispenser se colocó en medio de los baños para mujeres y hombres que hay en cada piso.

Jabón y alcohol en gel en la puerta de los baños de Comodoro Py.
Jabón y alcohol en gel en la puerta de los baños de Comodoro Py.

El lunes luego de la conferencia de prensa del domingo en la noche en la que el presidente Alberto Fernández anunció el endurecimiento de las medidas de aislamiento, hubo magistrados que autorizaron a no asistir a tribunales a los empleados de más de 60 años, a las embarazadas, a aquellos que fueron intervenidos quirúrgicamente en los últimos tiempos, a los que viajan en transporte público y a los que tienen hijos en edad escolar. La decisión de la Corte llegó después. Con el licenciamiento de personal otorgado de hecho por las instancias inferiores quedó en evidencia la tardanza para reaccionar que tuvo la Corte Suprema, cabeza del Poder Judicial.

El lunes fue un día relativamente normal aunque se notaba que había menos personal. Lo que no había disminuido era la cantidad de gente que visitó el edificio: abogados, agentes de las fuerzas de seguridad que hacen trámites, testigos, imputados, peritos, familiares de detenidos, etc. Según fuentes de la Cámara de Casación en el edificio de Comodoro Py trabajan unas 2500 personas e ingresan diariamente unas 1000. El lunes cuando las medidas de la Corte no se habían dispuesto, el edificio era el clásico ir y venir de gente propio de la segunda quincena de marzo de cualquier año. Ni siquiera faltó Raúl, el lustrabotas del edificio quien viaja todos los días desde el Conurbano para hacer unos pesos a costa del brillo de los zapatos de los judiciales.

Pero el martes, cuando entraron en vigencia los “días inhábiles” según pudo comprobar este cronista, la segunda quincena de marzo se transformó en una extraña primera semana de enero. Es que ayer por la mañana había muy poca gente en los juzgados y fiscalías. Las dotaciones se habían reducido el máximo. Una secretaría de un juzgado federal tiene unos 25 empleados. En algunas de ellas había tan solo un par.

El modo en que se decidió quien iba y quién podía faltar quedó librado a los jueces, camaristas, fiscales y sus secretarios.

En uno de los juzgados federales se determinó que hubiera tres personas por secretaría. Y que ninguno llegara al edificio de Retiro mediante transporte público. Fue por ello que una de las secretarias pasó a buscar a dos empleados-que viven cerca de su casa- con su auto y los llevó hacia Comodoro Py. Es decir que se organizaron por cercanía y evitaron que se movieran en tren, subte o colectivo.

Los empleados de Comodoro Py suelen almorzar en sus lugares de trabajo. Y para satisfacer la demanda varias “pymes” preparan viandas y las distribuyen oficina por oficina. Pero desde ayer la Cámara de Casación prohibió el ingreso de productos en la modalidad “delivery” al edificio como parte de las medidas para combatir la pandemia. Fue por ello que los que llevan los almuerzos-en enormes bolsos negros- tuvieron que esperar en el hall de ingreso a que cada uno de sus clientes fuera a buscar sus pedidos.

Los "vianderos" no están autorizados a ingresar a Comodoro Py. La entrega de la comida se hace -desde ayer- en la puerta.
Los “vianderos” no están autorizados a ingresar a Comodoro Py. La entrega de la comida se hace -desde ayer- en la puerta.

La semana pasada fue el juzgado federal 9 el que decidió reducir la ventanilla de la mesa de entradas a través de la cual se atiende al público. De esa manera se evitaba que quien fuera a realizar un trámite quedara cara a cara con los empleados. Fueron pioneros en la reducción del espacio de interacción. Lo hicieron de manera sofisticada: colocaron un acrílico transparente que impedía el contacto. De esa forma redujeron a la mitad el espacio habitual que es de unos 40 centímetros de alto.

Los demás juzgados lo imitaron pero de una manera más casera: bajaron la ventanilla y utilizaron libros como tope. Entonces había apenas unos pocos centímetros para que pasaran papeles. Ayer algunos juzgados habían bajado directamente las ventanillas y puesto carteles en los que se explicaba que no había ninguna actividad. Recomendaban consultar el sistema informático del Poder Judicial -llamado Lex 100- por las causas y ofrecían un teléfono para evacuar consultas.

Ventanas bajas en los juzgados.
Ventanas bajas en los juzgados.

Desde hace unos meses en las fiscalías se instalaron identificadores biométricos para controlar asistencia. Las fiscalías 1 y 2 comparten el dispositivo que fue puesto en medio de ambas reparticiones. Con el alerta por pandemia no se ponen más las huellas dactilares y el aparato fue tapado con una hoja blanca.

Comodoro Py. Quinto piso. El dispositivo para el control biométrico de dos fiscalías cubierto con una hoja blanca.
Comodoro Py. Quinto piso. El dispositivo para el control biométrico de dos fiscalías cubierto con una hoja blanca.

La situación provocada por la pandemia del coronavirus disminuyó la cantidad de empleados y de visitantes en Comodoro Py. En cambio no se redujo el número de personal de la Policía Federal que habitualmente vigila el edificio. Tampoco disminuyó el número de los que cuidan a aquellos magistrados y funcionarios que tienen asignada custodia personal. Acostumbrados a tomar mate colectivo durante las mañanas, los custodios apostados en el quinto piso de Comodoro Py se adaptaron a los tiempos de coronavirus y cada uno usó su propio mate.

Si bien el edificio estaba despoblado, la playa de estacionamiento estaba completa como casi siempre. Es que jueces, fiscales, camaristas y defensores- siempre que no superen los 60 años- deben estar al frente de sus despachos para, con una mínima dotación, brindar el servicio de justicia indispensable.

Cuarentena en Comodoro Py por el coronavirus 2 (Infobae)

Comodoro Py parecía un pueblo fantasma. Con muy pocos empleados y casi ninguna persona llegada de afuera. Los que fueron a trabajar se saludaban con choques de codo y hablaban a más de un metro de distancia. El operativo para que no haya gente circulando por Comodoro Py comenzó con un acatamiento contundente.

Tan efectiva fue la medida contra el coronavirus que no estuvo Raúl, el lustrabotas de Comodoro Py- santiagueño e hincha de River- que no deja de hacer su trabajo ni siquiera en las vacaciones de enero y julio.

Seguí leyendo:

Seguro de desempleo, salarios privados a cargo del Estado, precios máximos y nuevo Procrear: el paquete económico del Gobierno por el coronavirus

Confirmaron 14 nuevos casos de coronavirus en la Argentina y el total de contagiados asciende a 79

Source: Infobae

Etiquetado como:

Radio Hache

Solo buena música.

Canción actual

Título

Artista