La ‘B’ en BRIC cae y arrastra a la región: John Authers

Escrito por el 28/04/2020

(Bloomberg) — El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, acaba de llevar a su país, y de hecho a todo América Latina, al final de un largo ciclo.

Hace casi dos décadas, la elección de Luiz Inácio Lula da Silva, un líder sindical considerado como de extrema izquierda, para el máximo cargo de Brasil creó una de las mayores oportunidades de compra en la historia financiera reciente. Luego de colapsar al principio, cuando los inversionistas se asustaron, el mercado de valores del país entró en órbita, creciendo a más de dos tercios por año desde la elección de Lula en 2002 hasta la crisis financiera mundial en 2008. Durante años después, continuó superando al índice S&P 500 de EE.UU.

Ahora, bajo Bolsonaro, elegido en 2018, Brasil está casi de vuelta a donde estaba cuando Lula asumió el cargo; su enorme desempeño anterior ahora ha desaparecido:

Al observar el continente en su conjunto, la imagen se ve aún más sombría, y gran parte del resto de la región sigue una trayectoria similar desde los primeros años del siglo. Inicialmente, los cambios de poder alarmaron al resto del mundo, cuando los electores mexicanos expulsaron al Partido Revolucionario Institucional en 2000 después de 71 años en el poder, iniciando un periodo de estancamiento político irreversible; la oposición en Venezuela dio un golpe fallido contra el presidente Hugo Chávez; y Argentina abandonó su paridad con el dólar en 2001 y posteriormente llevó a los peronistas de vuelta al poder.

En medio de estas condiciones aparentemente hostiles al mercado, los políticos de América Latina prepararon el escenario para un periodo extraordinario de rendimiento superior, que no alcanzó su punto máximo hasta 2011, dos años después de la crisis financiera. Durante 10 años, los mercados bursátiles de la región superaron el índice de MSCI para todas las acciones mundiales en un 360%, una hazaña que desde entonces ha desaparecido:

Hubo dos factores generales detrás del aumento previo. Primero, el resto del mundo se movió a favor de América Latina. Con China creciendo y exigiendo más materias primas, las economías mineras de la región prosperaron. EE.UU. miró hacia otro lado cuando las poblaciones migrantes latinoamericanas se establecían y enviaban remesas a sus hogares. Y los mercados financieros mundiales dirigieron una manguera de dinero a la región. Los “operadores de carry” de divisas parecían endeudarse en yenes japoneses y estacionarse en monedas con altas tasas de interés, lo que solía significar Brasil. La creciente moda por la inversión pasiva y los fondos negociados en bolsa llevó a muchos inversionistas a comprar “mercados emergentes” de fondos BRIC (Brasil, Rusia, India y China) para aprovechar el crecimiento en China, y en el proceso derramar efectivo en los pequeños mercados bursátiles relativamente ilíquidos de Brasil y el resto de la región. Los precios se dispararon.

En segundo lugar, los políticos demostraron a los inversionistas internacionales que se podía confiar en ellos. Lula resultó ser un pragmático favorable al mercado. México dejó el funcionamiento de la economía a una serie de economistas entrenados en Estados Unidos que equilibraron los libros y vencieron la inflación, incluso si no lograron estimular mucho crecimiento. La paz llegó a Colombia. Con la significativa excepción de Venezuela, la región resultó estar mucho mejor gobernada de lo que se temía.

Ahora, esas condiciones favorables han sido puestas de cabeza por el coronavirus, que ha expuesto cruelmente a un liderazgo político débil. En 2018, Brasil y México eligieron a populistas como presidentes: Jair Bolsonaro, un nacionalista de derecha en Brasil, que inicialmente fue bien recibido por los mercados, y Andrés Manuel López Obrador, conocido por sus iniciales de AMLO en México, quien inicialmente provocó una venta masiva en el mercado. Bolsonaro cumplió con las reformas de pensiones que muchos consideraban cruciales para resolver los problemas fiscales profundamente arraigados de Brasil, mientras que AMLO demostró ser mucho más pragmático y fiscalmente conservador en el poder de lo que se temía.

No obstante, la pandemia ha sido un desastre para ambos. El total de casos reportados en América Latina todavía está por debajo del total para el estado de Nueva York, pero en toda la región los casos están aumentando, después de un crecimiento exponencial amenazante. No hay signos de aplanamiento de la curva:

En Brasil, Bolsonaro ha descrito la COVID-19 como una “pequeña gripe”, mientras se unía a las protestas contra las restricciones del confinamiento y despedía a su respetado ministro de Salud. Su ministro de Justicia también renunció, alegando interferencia política con el poder judicial. Bolsonaro ahora enfrenta llamados a juicio político.

En México, AMLO también permaneció notablemente tranquilo sobre la pandemia, mezclándose con personas en mítines y exhibiendo imágenes de santos como protección contra la enfermedad. Ahora ha superado todas las expectativas al negarse a seguir la expansión fiscal e incluso reducir el gasto público —incluidas las bonificaciones de Navidad del sector público— ante la pandemia. Otros países de la región han gastado dinero tan agresivamente como pudieron, y el programa fiscal de Perú alcanzó el 12,5% del PIB. AMLO ha errado en la dirección exactamente opuesta a los temores del mercado antes de su elección. Y así, la confianza en el criterio básico de los dos principales presidentes populistas de América Latina ahora se debilita peligrosamente.

Mientras tanto, las condiciones económicas globales que levantaron el continente hace dos décadas ahora conspiran contra él. El efecto del virus en la demanda de materias primas es agudo, particularmente para los principales productores de petróleo en la región. En todo América Latina, la inflación ha estado bajo control, pero a costo de lo que parece ser una dosis de estancamiento secular. Los inversionistas ahora están huyendo de los mercados emergentes, lo que a menudo conduce a grandes ventas de acciones y bonos latinoamericanos por parte de actores pasivos. Las bajas tasas de interés significan que las monedas de la región ya no son atractivas para los operadores, por lo que se han vendido drásticamente. El real de Brasil se encuentra en un mínimo histórico. Si se tiene en cuenta la inflación, la caída del peso mexicano ha sido aún más severa:

Tanto Brasil como México también tienen un talón de Aquiles. Petrobras, la productora nacional de petróleo de Brasil que es una empresa pública, y Pemex, la productora de petróleo nacionalizada de México, están atormentadas por la corrupción y se han visto gravemente afectadas por la caída del precio del petróleo. Eso, a su vez, ha dañado la calidad crediticia percibida de los soberanos subyacentes. El debilitamiento de las monedas empeora esto. Ahora se considera que el riesgo de incumplimiento de México está en su máximo desde 2008; el de Brasil es aún mayor.

¿Podría América Latina estar a punto de proporcionar otra oportunidad de compra épica? La desgracia de la región es ser tratada casi como un derivado del crecimiento en el resto del mundo, con un rendimiento superior en el camino hacia arriba y un colapso cuando el resto del mundo se está desacelerando. Y si comparamos los precios con las ganancias finales y el valor en libros, la región se ve tan barata como hace 20 años:

El problema es que el valor necesita un catalizador antes de poder realizarse. Hace dos décadas, eso provenía de un nuevo liderazgo y del extraordinario crecimiento de China. Ahora, a AMLO y Bolsonaro les quedan años en sus respectivos términos, mientras que China se está reduciendo. También tienen que enfrentar la prueba de la COVID, en la que muchos inversionistas actualmente creen que fracasarán.

Si estos líderes lidian con la pandemia mejor de lo que muchos temen ahora, mientras el mundo se recupera hacia fin de año y el precio del petróleo se recupera lo suficiente como para aliviar la presión sobre los productores de petróleo de la región, entonces hay muchas razones para esperar que las inversiones latinoamericanas tengan un rendimiento superior. Pero todas estas cosas deben suceder primero. E incluso si lo hacen, esta no será la espectacular oportunidad de compra presentada hace tantos años por Lula.

Nota Original:The ‘B’ in BRIC Hits a Wall, Takes Region With It: John Authers

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2020 Bloomberg L.P.

Source: Infobae

Etiquetado como:

Radio Hache

Solo buena música.

Canción actual

Título

Artista